Gallos Larez & Segovia
Mis aficiones
Album de fotos
Curriculum vitae
Mis enlaces favoritos
Gallos Larez & Segovia
 
Imagen
 
Cuando los españoles con base en la violencia se instituyeron definitivamente en nuestro territorio, nos impusieron muchas costumbres, ritos, y aficiones que traían consigo. En tiempos coloniales cuando ya nos habían legado infinidades de sus tradiciones, algunas con tintes paganas, como la conmemoración de las fiestas religiosas en honor a un santo patrono, hecho preestablecido según el santoral - El santo correspondiente era el que regía el día de fundada la población -, conjuntamente surgió en la zona la afición por las peleas de gallos finos.

Estos animales de bella estampa esconden tras de sí un instinto asesino que los conlleva siempre a arremeter contra el adversario, su veracidad y el honor con que hacen respetar su casta ha conducido a muchos seguidores suyos a dedicarse de manera minuciosa a su cría, desde su nacimiento hasta su muerte natural o en combate, de tal forma que hasta ha causado disoluciones de hogares por el abandono del marido a la mujer por su total consagración a los animales en mención.

A través del tiempo el hombre ha sido un fiel admirador de la estirpe de esta raza, al punto de dedicarse a él disponiendo de todos los medios a su alcance, con la finalidad de mejorar cada vez más sus virtudes innatas de guerrero. Además de hacer gala de su gallardía hasta la muerte, el gallo con su canto madrugador se ha constituido para nosotros en el signo señalizador del comienzo de un nuevo día, al igual que en su canto se entrelazan mensajes proféticos capaces de alertar al hombre en el sentido que es asechado por el mal, hasta se comentan que predicen catástrofes naturales: Terremotos, huracanes, etc.

ORÍGENES

Los gallos finos de nuestra región fueron traídos por los españoles en época de la conquista pertenecen a la raza banquivoide - gallos gallus -, del grupo de los galliformes domesticados en la India y en Sumatra, donde aún conviven diversos tipos de gallos en estado salvaje.

Cuando los griegos extendieron sus dominios a Asia, se encantaron con los galos finos y los llevaron a su territorio.

Progresivamente fueron reemplazando por las riñas de gallos las horrorosas escenas que realizaban en los circos donde los gladiadores luchaban a muerte satisfaciendo el sadismo de sus superiores.

Según investigadores de Tomás Darío Gutiérrez, fue el griego Temistocles quien incorporó a la cultura, para herencia de muchos pueblos, las riñas de gallos, al instituirlas como celebración anual en Grecia.

De los griegos, esta afición la heredaron los romanos, y estos durante la extensión de su imperio la transmitieron a la Península Ibérica, desde donde los españoles, en momentos de la conquista la trajeron a América.
Esta es la página principal. Puedes modificar este párrafo realizando diferentes operaciones con él, como por ejemplo, editarlo, moverlo, copiarlo, eliminarlo...
 
Este es otro párrafo que puedes editar del mismo modo.
Escríbeme
Me interesa tu Opinión